Inicio > Reportajes > El VIH/sida y el sexo entre ...

El VIH/sida y el sexo entre hombres en la plataforma petrolera **


Christian Rea Tizcareño
diciembre 05 de 2006.
Durante 14 días permanecen encerrados dentro de una de las cien plataformas petroleras que existen en Campeche. Vienen principalmente de Tampico, Veracruz, Tabasco, el extranjero y los alrededores. La mayoría son hombres que para incorporarse al ambiente laboral de Petróleos Mexicanos (Pemex) necesitan tener liberada la cartilla militar, estudios mínimos de secundaria o bachillerato, comprobante de domicilio y un examen médico que incluya la prueba de VIH/sida, un requisito prohibido por la Norma Oficial Mexicana en materia de VIH: 010 SSA2-1993.

 

El Jarocho, quien proviene de “uno de los lindos puertos de Veracruz”, cuenta la vida de los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH) y su relación con el VIH/sida dentro de una plataforma localizada en Ciudad del Carmen, municipio isleño que ocupa el primer lugar en incidencia acumulada de casos de sida en la entidad del sureste mexicano.

 

Según él, “la mayor parte de los gays declarados están en la compañía de cocina. Son unos diez”; no obstante, también hay varones asumidos como heterosexuales que disfrutan de encuentros con personas de su mismo sexo, los cuales no forman una cifra visible. El Jarocho pertenece a estos últimos y prefiere quedar en el anonimato.

 

El “ligue” entre “machos” y el VIH/sida

 

Una sábana azul que se disuelve con el cielo rodea la plataforma y algunos visitantes marinos como tortugas, delfines y tiburones son testigos de la convivencia cotidiana de aproximadamente cien almas. Ahí, los HSH se “ligan” secretamente dentro de un ambiente social en donde “ser macho” es el trofeo que se tiene que ganar a toda costa.

 

“Lo que más se da es el sexo oral, el faje y el toqueteo. Buscas lugares ocultos para evitar burlas, señalamientos o apodos femeninos. Puede ser un taller, una oficina, o hasta en los consultorios médicos”, menciona El Jarocho.

 

Dice que la Secretaría de Salud (Ssa) estatal “si acaso una o dos veces” les ha llevado pláticas sobre VIH/sida a él y a sus compañeros. “De homofobia y discriminación, ninguna”.

 

El Jarocho es ingeniero electromecánico y hace cinco años siguió los pasos de su padre cuando dejó a su familia para incorporarse a la paraestatal más importante de México.

 

“Es muy difícil que se dé un caso de VIH a bordo porque las compañías privadas hacen exámenes y Pemex, por igual, cada año está haciendo un examen general, de acuerdo con la cláusula 106 del contrato colectivo”, comenta.

 

Por miedo a perder su fuente de ingresos económicos, El Jarocho se cuida de contraer una infección de transmisión sexual, pues si algún trabajador resulta VIH positivo, su contrato puede darse por terminado o restringido “para evitar que propague el virus”.

 

Si es restringido, “ya no se le permite volver a plataforma y se le regresa a tierra a trabajar con un puesto y un salario inferior al que tenía -60 o 70 por ciento menor- y Pemex tiene la obligación de pagarle los medicamentos”, explica.

 

Sin embargo, según información de la Ssa estatal, Pemex, de 1985 a la fecha, registra sólo dos casos de VIH/sida atendidos, de los 764 que han ocurrido en dicha entidad federativa.

 

Campeche: décimo primer lugar en incidencia de casos de sida

 

En cuanto a incidencia acumulada de casos de sida a nivel nacional, Campeche ocupa el décimo primer lugar. Alrededor de 75 por ciento de las personas se infectaron entre los 20 y 44 años de edad. Por cada cinco hombres seropositivos, hay una mujer. De éstos, sólo 42.9 por ciento aún viven, y los focos rojos están en los HSH, quienes representan cerca del 80 por ciento de los campechanos vulnerados por la epidemia.

 

¿Por qué Ciudad del Carmen es la metrópoli más afectada en el estado, seguida por Campeche, Escarcega y Champotón? Alberto Poot, secretario técnico del Consejo Estatal sobre sida (Coesida), y la doctora Catalina Domínguez, responsable del Programa Estatal de VIH/sida, señalan que la industria del llamado “oro negro” -principal bastión económico de la zona- y el turismo han convertido en una urbe cosmopolita a la isla, en donde conviven tabúes sobre la sexualidad y formas de discriminación de todas partes de México y el mundo.

 

El problema -añade Poot- no está en los gays, ni en el trabajo sexual, sino en los HSH que se consideran heterosexuales, según lo han revelado estudios epidemiológicos en amas de casa que fueron infectadas por sus maridos y también porque la mayoría de los varones registrados como seropositivos, tiempo después de adjudicarse una orientación heterosexual, confesaron haber sostenido prácticas bisexuales sin protección.

 

A diferencia de otros estados de la República, en Campeche no existe una zona de tolerancia. De esta manera, las prácticas homosexuales se llevan a cabo dentro y fuera de la plataforma en la clandestinidad.

 

Además existe una violación de derechos humanos cuando se les obliga a los trabajadores a practicarse involuntariamente la prueba de VIH; no existe una ley local contra la discriminación que lo impida. Los casos de VIH/sida de Pemex se van entonces a la Ssa, indica Domínguez.

 

Acciones de la Ssa

 

La Ssa inaugurará antes de que termine el año un Capasits –“Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención del VIH/sida y otras Infecciones de Transmisión Sexual–, construido gracias al presupuesto federal. En cuanto a prevención, el Programa Estatal de VIH/sida ha instrumentado campañas dirigidas a la población en general, sobre todo en época de carnaval y cerca del Día Mundial de Lucha Contra el Sida. Igualmente, reparte, a través de las organizaciones civiles, unos 250 mil condones anuales.

 

Sin embargo, no ha coordinado una estrategia específica y permanente con los HSH. El año pasado a este sector solamente se le distribuyó 20 mil trípticos, pero “por debajo del agua”, luego de que la mayoría de los miembros del Coesida se opusieran a la difusión del material con el argumento de que contenía “imágenes agresivas” de sexo anal y oral, y besos entre varones, según dijo Lorenzo Bravo, presidente de la asociación civil “Mano a mano” y responsable de promoción en el Coesida.

 

Respecto a la problemática de VIH en plataformas, Bravo expresa: “Los de la jurisdicción del Carmen vienen a pedir que hagamos algo. Derechos Humanos dice ‘no podemos hacer nada’, porque por desgracia Pemex se cubre bien las espaldas con las empresas filiales, que son particulares. ¿Por qué demonios no se someten a las leyes de la nación? Nadie puede estar por encima de la Constitución, ¿acaso, igual que los soldados, se creen un mundo o gobierno aparte?”

 

En Carmen –como la nombran poco menos de 200 mil habitantes– existen dos organizaciones no gubernamentales que luchan contra la homofobia y el VIH/sida: “Lazos de Vida” y “Por un Carmen sin discriminación”. Representantes de ambas coinciden en que los esfuerzos se tienen que “multiplicar” para que El Jarocho, sus colegas y sus “ligues” o “contactos” HSH no sucumban ante la desinformación y la violación evidente de los derechos humanos.

 

** Este texto forma parte de la “Estrategia de Comunicación e Información de Combate a la Homofobia y Discriminación para Crear Climas Favorables para la Prevención del VIH”, apoyada por Censida.

Suplemento Letra S

No. 219 | octubre 02 de 2014
Una guía para el trayecto La sexualidad es una parte integral de las personas y el caso de la población migrante no es la excepción.
México 2014. NotieSe, Agencia especializada de noticias.
Canarias 45 Col. San Simón Ticumac C.P. 03660,México, D. F.
Tel.: (55) 5532-2751
Desarrollo web por Alexandría, Consultoría Informática
Comentarios y Sugerencias al Webmaster