Inicio > Noticias > Encuentro con el pasado: Constelaciones Familiares ...

Encuentro con el pasado: Constelaciones Familiares


Por Mario Reyes /Agencia NotieSe
octubre 19 de 2004. La vida familiar de Jorge Martínez transcurría sin grandes sobresaltos, su esposa Perla y su hijo Nicolás eran su prioridad. Los problemas comenzaron cuando su vástago cumplió siete años de edad. Actitudes de rechazo, rencor y resentimiento fueron la constante que prevaleció en la relación padre-hijo. Angustiado, Jorge decidió solicitar ayuda psicológica para el pequeño. Sin embargo, pronto se sorprendería al saber que la causa del conflicto estaba en el pasado, es decir, en la conducta de los hombres que habían formado parte de su árbol genealógico.

Abogado de profesión, Jorge se declaró profundamente enamorado de su familia y reveló la existencia de una relación con otra mujer con quien había procreado a Gustavo, un varón de escasos meses mayor que el reconocido legalmente. Con base en la terapia transgeneracional, la psicóloga le explicó que la actitud de Nicolás tenía su origen en el inconsciente familiar, lo que derivaba en la falta de confianza en un padre que lo había tratado como primer hijo cuando en realidad era el segundo.

La experta le comentó que para resolver el problema era necesario revelara a su esposa la existencia de un hijo fuera del matrimonio y darle un lugar en la familia como primer descendiente. El abogado lo hizo pero el problema no se solucionó.

En terapia, Jorge se enteró de que la situación por la que atravesaba no era nueva en su familia, pues sus padres y abuelos habían tenido vivencias similares, y que él, inconscientemente, guardaba una fuerte lealtad a este comportamiento, al mensaje que le indicaba que el tener dos mujeres era necesario para pertenecer al linaje masculino. El descubrimiento fue doloroso, pero a la vez se percató de la urgencia de resolver la situación para evitar se repitiera en sus descendientes.

Este es el papel que a nivel terapéutico desempeñan las constelaciones familiares, que de acuerdo con Raquel Schlosser, directora del Instituto Bert Hellinger, “pone en evidencia el profundo poder de conexión que cada persona tiene con su familia en una o varias generaciones”.

Entrevistada por esta agencia, Raquel Schlosser asegura que las constelaciones familiares buscan librar a las personas de asuntos que no son de su responsabilidad, pues la transmisión transgeneracional de los problemas puede conducir hacia la infelicidad y enfermedad del cuerpo.

“Los asuntos no resueltos de nuestros ancestros, las injusticias cometidas dentro del sistema familiar pueden afectar la vida de la familia quizá con enfermedades inexplicables, depresiones, suicidios o relaciones conflictivas, por lo que el trabajo de las constelaciones familiares constituye un fenómeno terapéutico aplicado a nivel individual o grupal que busca restablecer el orden del amor en los sistemas humanos”, añade.

El trabajo de investigación del instituto está reconocido por la División de Estudios de Postgrado de la Facultad de Psicología de la UNAM, misma que avala los diplomados impartidos por Schlosser y su equipo de colaboradores, todos con trayectoria en temas sociales y formación con expertos alemanes especializados en constelaciones familiares.

Este método está basado en la teoría de sistemas, y dentro de ella en el reconocimiento de que los grupos humanos están regidos por leyes y patrones innatos, a los cuales se agregan todos aquellos que se van construyendo en la interacción cotidiana dentro de las familias. Mismas que a su vez construyen leyes y principios que rigen la interacción de sus núcleos con las de otras familias, llegando a construir leyes sociales que permitirán un funcionamiento acorde con las necesidades particulares y grupales.

Este conjunto de leyes naturales, familiares, sociales y espirituales que rigen el funcionamiento de los núcleos humanos es lo que Bert Hellinger llama los órdenes del amor. La transgresión de los órdenes del amor en las interacciones humanas será el origen de los conflictos y las discordancias internas que pueden llegar a manifestarse como patologías individuales, familiares, grupales o sociales.

De acuerdo con Hellinger, cada ser humano trae en si mismo toda la información de las vidas de las que procede tanto a nivel psíquico como a nivel físico. “Es aquello que llamamos herencia y se encuentra impreso en lo más profundo de nuestro ser, en nuestros genes y en el inconsciente colectivo de nuestra familia y tiene la capacidad de ser transmitida de generación en generación”.

Por su parte, Schlosser asegura que la herencia histórica “está en nuestras células y conllevan un orden que permite que la vida fluya a través de nosotros. Este orden se traducirá en cualidades, pero también heredamos los conflictos no resueltos que se hayan podido generar en el seno de nuestras familias debido a factores como la violencia intrafamiliar, pérdidas de seres queridos, abortos, separaciones traumáticas, abandonos, accidentes fatales, exclusión de personas de la familia, inversión del orden jerárquico dentro del seno familiar, secretos familiares como pueden ser la existencia de relaciones extramaritales, hijos no reconocidos o crímenes.

El experto ha señalado en varios artículos que a través de este método se busca identificar los conflictos y puntos nodales del sistema familiar, laboral o social que están dificultando el flujo organizado de la vida, y a partir de allí, en la medida que el mismo sistema lo permita, se restaura el orden perdido, desatando nudos y permitiendo nuevos flujos en la vida de las personas comprometidas.

“La importancia de las constelaciones familiares radica no solamente en el hecho de que pueda permitirnos sanar aspectos personales de nuestras propias vidas. Su verdadera fuerza se manifiesta en el alma familiar y frecuentemente tras una constelación empiezan a sucederse cambios en las familias o grupos involucrados”, enfatiza Raquel Schlosser.

Según expertos, otra de las ventajas de las constelaciones es que permiten restablecer un orden que va a favorecer a generaciones venideras, pues se ha demostrado que muchos temas no resueltos en las familias, pueden terminar reproduciéndose y afectando a algún miembro de una generación posterior que, de una manera muchas veces no consciente, termina identificándose con alguno de los miembros involucrados en la situación no resuelta.

De acuerdo con la directora, el compromiso del instituto radica en proporcionar servicios accesibles a hombres y mujeres de bajos recursos por medio de organizaciones civiles y dependencias gubernamentales que trabajan con ellas. La capacitación de personal que trabaja con individuos que han sido víctimas de delitos es importante para Schlosser ya que “se derrama conocimiento” en beneficio de las instituciones y de las personas que acuden a solicitar sus servicios.

Actualmente, el Instituto Bert Hellinger mantiene convenios de colaboración con organismos como Reintegra, que trabaja con menores infractores, con el Instituto de la Mujer del Distrito Federal, y está por oficializarse el establecido con la Procuraduría General de Justicia de Sonora, que tiene como objetivo proporcionar estrategias terapéuticas especializadas a los servidores públicos que atienden a víctimas de delitos sobre todo los relacionados con violación, abuso sexual, pornografía infantil y adicciones.

En aras de reforzar el trabajo que hasta el momento ha desarrollado el instituto, Raquel Schlosser organizó una nueva visita de Hellinger a México para que imparta el Primer Seminario Internacional de Supervisión del 22 al 25 de octubre próximos en el Teatro Metropolitan de la capital mexicana.

En esta gira de cuatro días inédita según los organizadores-, el terapeuta trabajará con especialistas en constelaciones familiares y en salud mental, trabajo social, psicología, psicoterapia, pedagogía y medicina con el objetivo de que planteen los casos en los que a pesar de su formación y voluntad no son capaces de hallar la solución al problema del consultante.

Bert Hellinger atenderá casos institucionales de personas que acceden a los organismos de procuración de justicia. Acudirán también personas que han realizado talleres abiertos con la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal sobre violencia, tolerancia y diversidad sexual.

El Instituto Bert Hellinger de México S.C. se ubica en la calle de Emerson 119-501, Colonia Polanco, México D.F. Para informes sobre las formas de participación en el Seminario, comunicarse al 55-45-75-66.

Suplemento Letra S

No. 216 | julio 03 de 2014
Es tiempo de rendir cuentas. En el 2000, los países miembros de la ONU fijaron ocho metas para impulsar el desarrollo de la humanidad.
México 2014. NotieSe, Agencia especializada de noticias.
Canarias 45 Col. San Simón Ticumac C.P. 03660,México, D. F.
Tel.: (55) 5532-2751
Desarrollo web por Alexandría, Consultoría Informática
Comentarios y Sugerencias al Webmaster